Google+ Followers

martes, 7 de mayo de 2013

La economía y el comercio en la Edad Moderna

http://www.youtube.com/watch?v=Wz-OPtP_32U

Instituciones Comerciales del Siglo XVI


La burguesía comercial sólo era importante en un corto número de ciudades, y su dedicación se orientaba, sobre todo, al comercio internacional. Básicamente, la actividad comercial se podía agrupar en tres zonas: las plazas de Levante, en el Mediterráneo; el comercio con el mar del Norte, a través de los puertos del Cantábrico, y el comercio con las Indias, situado en Andalucía.

Principales instituciones comerciales

A) Las ferias de Medina del Campo:

En las ferias de Medina del Campo se desarrolló una importante actividad comercial, además de los comerciantes castellanos, acudían mercaderes de todas partes del mundo. Era un extraordinario centro de contratación de comercio de exportación e importación, y de cambios y giros nacionales e internacionales.


B) El Consulado de Burgos:

El Consulado de Burgos llegó a tener una gran importancia en los dos primeros tercios del siglo XVI. Los consulados eran órganos rectores del comercio, que surgieron durante la Edad Media para agrupar a las corporaciones profesionales de las gentes del mar en defensa de sus intereses, y constituían un tribunal especial para resolver las cuestiones conflictivas que pudieran surgir. Los primeros consulados se hallan vinculados a ciudades de comercio marítimo, y se imitaron en ciudades mercantiles del interior, con estructura y funciones semejantes.

C) Instituciones Andaluzas:

El otro núcleo de actividad mercantil y financiera hay que situarlo en Andalucía, que se vio muy favorecida después del descubrimiento de América.

El floreciente mercado y la opulencia mercantil quedó reflejado en obras internas, como la Casa de la Moneda, la Lonja de Mercaderes, la Aduana, todas ellas comenzadas y acabadas en los últimos decenios del siglo XVI. Además de los impuestos que se recaudaban en Sevilla, que eran muy importantes, la ciudad efectuó cuantiosas y repetidas donaciones a los monarcas.

En el transcurso del siglo XVII se firmaron varios tratados con las potencias que dominaban el mundo de la navegación y el comercio. Eran tratados de paz, alianza y amistad entre las monarquías, y de navegación y comercio.

Los Inicios del Comercio en la Edad Moderna

El comercio es una de las ramas más vitales para entender la economía de la época. El auge que esta actividad conoció en los siglos modernos hunde sus raíces en el medievo, a partir del siglo XI el comercio se extendió de manera globalizada, con una ampliación sin precedente de los mercados (a nivel local e internacional/transcontinental, con una expansión de la demanda) y la multiplicación de las interrelaciones entre éstos.

El comercio garantizada el acceso a un  número importante de personas a la riqueza o una mejor posición económica. Todo fue posible más posible gracias a la industrial. Y es que el comercio, además de tener una incidencia macro-económica indispensable, poseía un peso social, humano y micro-económico revalorizado en el mercader y las rutas comerciales.

España comenzó a tener un papel muy importante en la economía de los primeros siglos, que afectó tanto en la manera de comercializar en el interior como en el exterior, a la vez que el volumen de transacciones originaría la creación o desarrollo de instituciones que canalizaran dicho comercio.

Todo ello constituyó una gran oportunidad para que la burguesía comercial tuviera una expansión y lograra un progresivo poder. Si la burguesía comercial y financiera no se desarrolló en mayor medida, fue más por problemas de mentalidad, con la viva oposición tradicionalista al mundo del comercio, que por auténticas oportunidades económicas.

La aspiración de ennoblecerse cuando se poseía cierta cantidad de dinero fue una constante, y vivir notablemente era símbolo de no deshonrarse trabajando.

Ruta del Galeón de Manila

Ruta que complementa a la Ruta del Triángulo y la Atlántica, y une Acapulco (México) con Manila en las Filipinas. Se intercambiaban metales preciosos de América por especies, porcelana, sedas, y productos de lujo chinos y japoneses.
Fue abierta por Urdaneta en 1565 y permaneció vigente durante 250 años. Cubría 2.200 a lo largo de 50 a 60 días y se producía una o dos veces al año. Se aconsejaba salir de Manila en Julio, después de agosto era imposible realizar la travesía, que había que postergar durante un año. Al mismo tiempo el viaje desde Acapulco se venía desarrollando en los meses de diciembre a enero.

El peligro del viaje era considerable y mucha gente moría en ellos, víctimas del escorbuto o del hambre. Otros problemas eran los temporales y la calma chicha, ya que al no haber viento era imposible que los galeones avanzaran.


Su éxito fue posible por la plata mexicana, que tenía un precio muy alto en Asia ya que el coeficiente bimetálico existente la favorecía en relación al oro. Esto permitía comprar con ella casi todos los artículos suntuosos fabricados en Asía, a un precio muy barato y venderlos luego en América y en Europa con un inmenso margen de ganancia.




LA RUTA TRIANGULAR

Fue una ruta atlántica que funcionó durante los siglo XVI-XVII y principios del XVIII. Salía de los puertos europeos en los barcos cargados de abalorios con dirección a las costas de África, el golfo de Equinea, donde se intercambian esclavos y se trasladan a América donde se venden a cambio de materiales preciosos, maderos, tintes, café, cacao y otros productos.


El control de esta ruta fue español y portugués en el siglo XVI, holandés en el XVII e Inglés en el XVIII. Fue la ruta más rentable de todas.


lunes, 6 de mayo de 2013

El Comercio en Siglo XVIII


De acuerdo con las teorias reformistas, la politica comercial tenderia hacia el libre intercambio.
Se echaron abajo, primeramente, los obstáculos interiores como impuestos, aduanas o licencias, y se favorecieron las importaciones, sobre todo con América; la medida más trascendental fue la liberalización del comercio con América, efectuado por el rey Carlos 111 el 12 de octubre de 1778, Y que constituyó una de las grandes reformas de la América virreinal.

A partir de ese momento, habiendo echado ya abajo el monopolio de Cádiz, lo que se analizará en el siguiente apartado al hablar del monopolio comercial con América, y ampliándole a diferentes puertos peninsulares, entre ellos Santander, se abrió una inmensa puerta al libre comercio y a la iniciativa particular; por ello, el comercio con América revivió como nunca antes se habia conocido.

La primera parte del siglo se caracterizó por el proteccionismo del Estado en el ámbito económico ¡éste
intervino directamente en la consecución de las nuevas 38 fuentes de riqueza. A partir de la segunda mitad, las cosas cambiaron y el abandono del proteccionismo dió paso a teorías más liberalizadoras con el concepto moderno de la libre iniciativa privada.

 El Estado se limitaría a resolver, facilitar y simplificar la burocracia. Las nuevas leyes que se dictaron, Ley del Comercio, de Industria, Agrícola, entre otras, supondrían, fundamentalmente, la supresión de las
vetustas leyes anteriores.

La teoría fisiócrata de Jovellanos dió paso a la idea de libre cambio en el orden económico y comercial,
abogando por la defensa de la libertad del individuo.

 Por todo ello, se contribuiría al auge de las Sociedades Económicas de Amigos del País, con reflejo en Santander como más adelante se verá, promocionadas por el ilustrado campomanes, y a las que se debió el fuerte impulso de las nuevas ideas liberales y el desarrollo del comercio con nuevas técnicas innovadoras.

Por último, hay que destacar en esa línea, la renovación de los gremios comerciales como institución en alza que regulaba las formas de trabajo, las técnicas, y los precios.

miércoles, 10 de abril de 2013

Comercio de la Edad Moderna

El comercio en la Edad Moderno mejoró notablemente, ya que se mejoraron los medios de comunicación y la economía de los países se reforzó. También se reforzó el comercio interior y exterior con el propósito de mejorar la economía de los países. Para el comercio exterior se crearon barcos de vela que transportaban productos de un continente a otro. Además destacó el comercio textil que fue fundamental en la fabricación de las velas a través de la tela.